¿Es en verdad YouTube un buen medio para aprender?

Aprender con YouTube y sus videos

Utilizar YouTube para que niñas y niños aprendan cosas nueva trae consigo algunas reglas.


Aprender con YouTube puede ser entretenido y fácil. Pero esto no significa que lo que se aprende sea siempre bueno.

YouTube, como parte integral de la Internet alberga millones de videos que son reproducidos incontable número de veces diariamente. Con contenido que va desde entretenimiento, hasta noticias globales, es bien sabido que como fuente de información es tan vasto como cualquier otra fuente. 

En sus videos se pueden aprender detalles de la vida animal, el crecimiento de las plantas o reacciones químicas diversas, todo de manera visual y entretenida. Se puede encontrar cualquier tema en cualquier momento.

Sin embargo, que su información sea vasta no significa que sea verdadera o exacta, pues recordemos que el contenido en YouTube está conformado por instituciones veraces, pero también por millones de personas normales que crean contenido para la plataforma. 

Miles de niñas y niños diariamente utilizan YouTube para aprender y buscar información sobre sus tareas o trabajos escolares pero, ¿es el material de aprendizaje que encuentran realmente confiable? Y sobre todo, ¿es YouTube como plataforma un medio saludable de aprendizaje?

Cuida el algoritmo de recomendación

Sabemos que cuando buscamos un video en YouTube aparecen “videos recomendados” que tienen que ver con nuestra búsqueda. Sin embargo, este sistema de recomendación no evalúa la calidad de los videos, ni la fuente que los emite, sino su capacidad para volverse virales, lo cual puede impulsar información atractiva, pero no real. 

Por ejemplo, si buscamos “Universo”*, para aprender sobre el mismo, podríamos hacer clic en el primer resultado: “El mejor documental del Universo de la Historia” un documental creado por NatGeo y publicado por un particular. El algoritmo nos recomendará otros videos relacionados incluyendo “Los cinco secretos mejor guardados de la NASA”, si damos clic en el ahora podremos ver recomendado un video que lleva por título “Los científicos rusos revelan que la Antártida no es lo que se nos dice”, que cuenta con información falsa que promueve teorías de conspiración. 

En solo un par de clics, hemos pasado de NatGeo a un video que lejos está de contener información académica y exacta.

Este tipo de videos podrían ser fácilmente reconocidos como falsos por la mayoría de los adultos académicamente estables, pero para niñas y niños en edad de aprendizaje, podrían pasar como reales, sobre todo si su presentación es parecida a la de medios de investigación serios. 

Lo que es peor es que este tipo de actividad que involucra contenido entretenido pero poco creíble, la aprende YouTube en su algoritmo, lo que causa que en un futuro recomiende más videos como este, creando una burbuja de información incorrecta.

Cuida los portavoces del contenido

Con más de mil millones de usuarios en el mundo y más de 950 millones de horas de contenido recomendado diariamente, es imposible conocer qué tipo de videos YouTube puede poner a disposición de los más pequeños y los jóvenes que usan la plataforma. 

No por nada, teorías de conspiración y contenido relacionado a actividades no recomendables y tóxicas, han encontrado en YouTube su hogar durante la última década. Así como una comunidad de usuarios que comentan en cada vídeo sus impresiones, las cuales no son siempre buenas o enriquecedoras. 

Un video o una serie de videos, podrían ser la puerta de entrada a una burbuja de información potencialmente dañina para niñas, niños y jóvenes que consumen el contenido con fines académicos y de entretenimiento.

YouTube, al igual que la mayoría de las redes sociales, alberga un sinfín de opiniones y puntos de vista no regulados, ni apropiados para niñas y niños. Opiniones que podrían pasar como inofensivas, pero sin una supervisión correcta podrían influir en la forma de pensar de quien las escucha. 

Entonces, ¿es recomendable para niñas y niños aprender con YouTube?

Debemos saber que YouTube como fuente de información, actúa al igual que otras herramientas de ayuda escolar, es decir, como apoyo académico, no como medio principal de aprendizaje. Te recomendamos estas prácticas:

Para los más pequeños instala YouTube Kids

YouTube Kids provee de listas de contenido proporcionado por canales institucionales, además de que los padres o tutores pueden crear listas de videos que ellos consideran apropiados para sus hijos. También ofrece controles parentales con contraseña y otras medidas de seguridad.

Enseña a los jóvenes a revisar la fuente del video y su veracidad

Los jóvenes pueden consultar YouTube para buscar algún dato complementario a su investigación o para tener una idea aproximada de ella pero, solo si la fuente que emite el contenido es confiable, exacta. El motivo de ello es que aprendan a discernir en la información sus contextos y subtextos claramente.

Enséñales a reportar contenido dañino

Si se encuentran con contenido potencialmente dañino, enseña la responsabilidad que tienen de reportar el mismo por medio de las herramientas que las redes ponen a su disposición, ya sea un video, un post en Facebook o un tuit. 

De esa forma estarán ayudando a que ese tipo de contenido no se difunda tan fácilmente.

Toma en cuenta más herramientas online

YouTube, dadas sus características puede parecer la manera más fácil de aprender en Internet, sin embargo no es la única.

Videojuegos educativos pueden ayudar a niñas y niños a dominar destrezas que un video en YouTube no puede enseñar, las enciclopedias online no tienen problema de veracidad y revistas y periódicos de buena reputación también se encuentran en la Internet. Aprender a buscar en medios diferentes de información es tan útil como la información misma.

Aprender con YouTube es posible y en cierta medida recomendable ya que representa un repositorio de información más a disposición de la educación, sin embargo, al igual que otras herramientas disruptivas, es necesario poner énfasis en la guía y supervisión de su uso. Si, YouTube puede ser una buena forma de aprender, pero hay que entender sus riesgos y limitantes para que miles de niñas y niños lo hagan sin ningún problema. 

 

 * Nota. El ejemplo descrito en esta nota es real.

 

Fuentes y referencias:

Chaslot, G. (2019, July 13). The Toxic Potential of YouTube’s Feedback Loop | WIRED. Retrieved September 29, 2019, from WIRED website: https://www.wired.com/story/the-toxic-potential-of-youtubes-feedback-loop/

Matsakis, L. (2019, February 20). How to Make YouTube Kids Safer for Your Kids| WIRED. Retrieved September 29, 2019, from WIRED website: https://www.wired.com/story/youtube-kids-parental-settings-safer/

Katz, R. (2018, October 20). To Curb Terrorist Propaganda Online, Look to YouTube| WIRED. Retrieved September 29, 2019, from WIRED website: https://www.wired.com/story/to-curb-terrorist-propaganda-online-look-to-youtube-no-really/

Thompson, D. (2019, May 23). How Did the Far Right Take Over the Web? | The Atlantic. Retrieved September 29, 2019, from The Atlantic website: https://www.theatlantic.com/ideas/archive/2019/05/how-did-the-far-right-take-over-the-web/590047/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *