¿Cómo los fenómenos y procesos naturales impulsan la creatividad de los pequeños?

fenómeno, naturaleza, curiosidad

Los fenómenos son acontecimientos que presenciamos en nuestro día a día, sin embargo, tratar de comprenderlos y explicarlos es un detonador para la curiosidad de las niñas y niños.

 

Un tema muy importante que debe abordarse en el plan de estudios desde que inicia la formación de las niñas y niños, es la comprensión de fenómenos y procesos naturales vistos desde la perspectiva científica. Esto debido a que, desde el momento en el que nacemos y comenzamos a razonar, somos testigos de los fenómenos científicos que suceden en el mundo natural, como por ejemplo la lluvia, la aparición de flores, los eclipses, las estrellas fugaces, entre otros. Todo esto nos genera curiosidad, una actitud innata que se manifiesta con gran intensidad en los primeros años de vida y que nos  incita a cuestionar el origen o el por qué de dichos fenómenos. 

 

Muchas veces estos fenómenos suelen ser acontecimientos comunes que presenciamos en nuestro día a día, como la combustión al encender un fósforo, la reflexión al ver nuestro reflejo en un espejo, o la evaporación al ver las nubes en el cielo. Puede que a simple vista lo veamos como algo “normal” pero al intentar comprenderlo desde un punto de vista científico es cuando surge la curiosidad por encontrar una respuesta a todas nuestras dudas. Por eso se dice que la curiosidad es el inicio del conocimiento. 

 

Enseñanza de los fenómenos naturales a los pequeños 

 

A pesar de que muchos de estos fenómenos son comunes en nuestra vida diaria, muchas veces la descripción y justificación de éstos no es tan sencilla de explicar ni de entender. Por esa razón, es importante tomar en cuenta la complejidad del fenómeno para poder explicárselo a los estudiantes de manera apropiada, dependiendo del grado escolar en el que se encuentran. 

 

De igual manera, es fundamental determinar el grado de complejidad del mismo fenómeno y saber a ciencia cierta si su enseñanza en el aula es completamente necesaria, para dimensionar el nivel de profundidad que implica la explicación del fenómeno para que las niñas y niños logren entenderlo. Para ello se debe  considerar si los alumnos podrán observar directamente el fenómeno, ya sea en el aula, en el laboratorio o en la misma naturaleza, o si podrán investigarlo por medio de la tecnología o de experimentos. Esto, ayudará a darle sentido al fenómeno, para que de esta manera nuestras niñas y niños puedan comprender y utilizar el conocimiento que están adquiriendo.

 

Una manera sencilla de explicar los fenómenos, es dividiéndolos en pequeños fenómenos que en conjunto provocan uno mucho más grande. De esta forma, se puede enseñar parte por parte, desde el fenómeno más pequeño y sencillo de explicar, hasta formar el gran fenómeno natural, sintetizado desde una perspectiva científica. Por ejemplo: ¿cómo se origina una tormenta eléctrica?, explicado a través de las tres etapas del ciclo:

 

 

  • Etapa Cumulus: El sol calienta la superficie de la Tierra y a la vez, ese calor calienta el aire cercano, el cual tiene menos densidad por lo que sube provocando una corriente de aire ascendente. Este aire que es húmedo, se condensa en una nube llamada cumulus.
  • Etapa Madura de la tormenta: La nube comienza a crecer conforme a la cantidad de agua que tenga en su interior, cuando el peso del agua se hace insostenible empiezan a caer gotas de lluvia. A su vez, el aire frío comienza a entrar en la nube lo que provoca que la nube de aire caliente descienda. La nube cumulus ahora es una nube cumulonimbus por la combinación de corrientes ascendentes,  descendentes y de la lluvia. Esto deriva en una fuerte lluvia, rayos y truenos. 
  • Etapa de disipación: La corriente descendente domina a la ascendente, lo que provoca que el aire no pueda subir, y por lo tanto no se pueda condensar para formar gotas de lluvia. La tormenta se disipa y con una lluvia débil, las nubes desaparecen poco a poco. 

 

 

Comprender los fenómenos, ayuda también a comprender el mundo que nos rodea y entre más motivemos a las niñas y niños a ser curiosos y cuestionarse estos “inexplicables” eventos, los ayudamos también a comprender su medio ambiente físico y biológico para que sean conscientes y responsables de las consecuencias, tanto buenas como malas, que tienen sus acciones en el mundo. Así, al haber estudiado y aprendido todo sobre el fenómeno, ellos mismos serán capaces de explicar por qué razones y de qué manera ocurre el fenómeno. 

 

 

La enseñanza como un juego

Las niñas y niños por naturaleza muestran un interés por investigar, por lo que, nosotros debemos proponerles actividades que desarrollen sus habilidades intelectuales básicas. En TAK-TAK-TAK puedes encontrar varios videojuegos que enseñarán a tus niñas y niños sobre la exploración y comprensión del mundo natural y social.

 

LumilabX

En este videojuego se explora el tema de la luz, específicamente los fenómenos de reflexión y refracción. El jugador utilizará diferentes elementos como espejos y objetos para reflejar y refractar la luz y conducirla a los sensores.

Videojuego Lumilab X, disponible en taktaktak.com

Videojuego Lumilab X, disponible en taktaktak.com

 

Topo Cañón 

En este videojuego se busca que el jugador conozca los estados de la materia líquido, sólido y gaseoso, reconociéndolos a través de imágenes que los representan en la pantalla.

Videojuego Topo Cañón, disponible en taktaktak.com

Videojuego Topo Cañón, disponible en taktaktak.com

 

Moles 

Este videojuego pretende que el jugador entienda el concepto de calor y temperatura a nivel molecular en un material. Será capaz de aprender cómo se genera el calor mediante diferentes fuentes, y cómo es posible conducirlo a través de ciertos materiales.

 

Videojuego Moles, disponible en taktaktak.com

Videojuego Moles, disponible en taktaktak.com

 

Los estudiantes aprenden mejor cuando las actividades que realizan se desarrollan en un contexto que se relaciona con su vida cotidiana o con su experiencias. Por ello la importancia de que los alumnos adquieran conocimientos y habilidades que les permitan comprender mejor los fenómenos para relacionar estos aprendizajes con la vida cotidiana y así poder resolver problemas en cualquier circunstancia.

 

Si partimos del hecho de que los científicos se aproximan al conocimiento a partir del análisis de sus observaciones, conjeturas e hipótesis nacidas de su curiosidad, entonces se podría pensar que las niñas y niños también tienen la percepción de un científico investigador, al ser curiosos, al mostrar interés por conocer y cuestionar su entorno, e intentar explicar los fenómenos que perciben.

 

 

Fuentes consultadas

[1] San Diego County Office Education, “The Importance of Phenomena”. Consultado  15 de septiembre del 2020 y disponible en: https://ngss.sdcoe.net/Phenomena-and-the-NGSS/The-Importance-of-Phenomena

 

[2] Ortiz Rivera, G. y Cervantes Coronado, M. L. (2015). La formación científica en los primeros años de escolaridad. Panorama, 9(17) pp. 10-23.
[3] Funeuskadi, “Tormentas eléctricas: Cómo se forman y medidas de seguridad”. Consultado 16 de septiembre del 2020 y disponible en: http://www.funeuskadi.com/blog/tormentas-electricas-como-protegerse-de-ellas/