Sistemas educativos ante posibles crisis futuras

La situación de la pandemia por el Covid-19 ha dejado en evidencia la necesidad de generar una cultura de auto orientación, para que cada alumno pueda guiar su propio camino y adaptarse a distintos mecanismos de aprendizaje.

La situación de la pandemia por el Covid-19 ha dejado en evidencia la necesidad de generar una cultura de auto orientación, para que cada alumno pueda guiar su propio camino y adaptarse a distintos mecanismos de aprendizaje.

 

La pandemia de Covid-19 ha traído grandes cambios a nivel mundial, y uno de los más importantes y que ha generado diferentes debates es el de la educación en todos los niveles. El cierre de las escuelas trajo diferentes obstáculos para niñas, niños, padres y docentes; este cambio fue repentino por lo que en un principio puso en evidencia muchos retos y problemas por enfrentar. Retos que van desde cómo interactúan los estudiantes y docentes, hasta problemas sobre la necesidad de contar con acceso a internet y a diferentes herramientas para poder continuar con la educación. El coronavirus ha cambiando instantáneamente la forma en que se imparte la educación, ya que la escuela y el hogar, ahora se convierten en el mismo lugar tras las necesarias regulaciones efectuadas. 

 

Según la UNICEF, más de 190 países han cerrado sus escuelas de manera temporal y repentina, lo que ha forzado a niñas y niños en todo el mundo a continuar con sus estudios de forma remota. Cifras de la UNESCO muestran que más de 861.7 millones de niños y jóvenes se han visto afectados al tener que hacer frente a la pandemia global, situación que ha puesto en evidencia también otro rol que la escuela ofrece además de lo académico:  un espacio de convivencia para estudiantes ya sea en clase, recreo o en horas libres. Para algunos, la situación es complicada e incómoda, sin embargo hay quienes padecen aún más pues en ciudades donde el 70 % de los estudiantes vienen de familias de bajos ingresos, llevar la escuela a casa significa enfrentarse a no poder ofrecer los dispositivos o la conectividad necesaria para el aprendizaje en línea. 

 

La realidad es que la mayoría de las escuelas no están preparadas para este cambio que permite reconocer que el acceso desigual a internet es tan sólo uno de los muchos problemas que enfrenta nuestro sistema educativo a nivel global; según el World Economic Forum, sólo alrededor del 60 % de la población mundial tiene acceso a la red. Esto ocasiona que muchísimas instituciones busquen otras soluciones a esta crisis, tal es el caso del sistema educativo mexicano, que fuera de colegios privados o facultades universitarias, decidió implementar el programa Aprende en casa a través de la radio, televisión e internet. Actualmente se encuentra activo el programa Aprende en casa 2, al que además de la radio, televisión e internet, se le suman el aprendizaje a través de libros de texto y cuadernillos que se entregan a las comunidades más lejanas y que no cuentan con señal. 

 

Aunque  para  algunos  alumnos no  ir  a  la  escuela  inicialmente puede  ser  un  alivio,  la  falta  de socialización y aprendizaje podría acabar siendo un gran problema a largo plazo. Pasar más tiempo en casa puede generar un impacto negativo en el desarrollo socioemocional de las niñas y niños ya que muchos no cuentan  con los espacios adecuados para desarrollar sus actividades, y  no  tienen  la posibilidad  de  jugar  en  el  recreo  de  la  escuela, o de  pasar  tiempo  con  sus  amigos,  por  lo  que  se  ven privados  de  la  mayor  parte  de  su  interacción  social. Es por ello, que el papel de los padres de familia en el hogar es clave para afrontar esta pandemia, aunque es importante mencionar que para muchos puede resultar complicado estar al tanto de las actividades escolares de niñas y niños por motivos laborales. 

Retos de la educación post pandemia 

 

Los sistemas educativos tendrán que comenzar por generar una cultura de auto orientación, para que cada alumno pueda ser responsable de guiar su propio camino. Este proceso los encaminará a potenciar su desarrollo personal, académico, emocional, social y profesional, tomando en cuenta su propia realidad y la de su entorno próximo. Además deberán de proporcionar elementos y herramientas que puedan ayudar, acompañar o facilitar el proceso mediante el cual, una persona decide y elabora su proyecto de vida y profesional. 

 

Por otro lado, es importante tomar en cuenta el aprendizaje activo con el cual se aplica, interactúa y reflexiona de forma individual y colectiva, y es la mejor forma para aprender y adquirir nuevas habilidades. Bajo esta dinámica, la educación en línea deberá diseñar sus métodos basados en la realización de proyectos en los que niñas y niños puedan poner en práctica lo aprendido.

 

¿Cómo la pandemia podría replantear la educación?

 

A raíz de la pandemia se ha cambiado la manera en la que los estudiantes aprenden, y estas transformaciones son las que nos dan una pista sobre las fallas en materia de equidad que sigue presentando nuestro sistema educativo. El World Economic Forum plantea tres principales formas en las que esta pandemia le dará un nuevo enfoque y forma a la educación mundial, ya que esta situación representa una oportunidad para replantear las habilidades que los estudiantes necesitan actualmente. Habilidades como la toma de decisiones informadas,  la resolución de problemas de forma creativa, la adaptabilidad, y las habilidades socioemocionales como autorregulación, autoconciencia, autonomía y resiliencia, son algunas ideas que si se implementan,el aprendizaje podría convertirse en un hábito que se integre en la rutina diaria y en un verdadero estilo de vida. 

 

La meta de hoy es establecer la educación en línea no solo como un aliado ante el aislamiento social, sino como el futuro del sistema educativo. La pandemia provocada por el coronavirus representa un reto para todo el mundo, no solo las instituciones educativas, sino también para la sociedad en todos los ámbitos. Estamos ante un momento histórico que marcará la vida futura y este desafío requiere un cambio de cultura y el desarrollo de nuevas habilidades, además de adaptación y experimentación constante para cumplir con los objetivos basados en la transformación digital.

 

Fuentes:

 

Asif Saeed Memoni , Annika Rigolei , Taleen Vartan Nakashiani , Wongani Grace Tauloi , Cirenia Chávezii and Suguru Mizunoyai. (2020). COVID-19: How prepared are global education systems for future crises?. 27 de septiembre 2020, de UNICEF 

Sitio web: https://www.unicef-irc.org/publications/pdf/COVID-19%20How%20prepared%20are%20global%20education%20systems.pdf 

 

N/A. (2020). La educación en situaciones de crisis. 27 de septiembre 2020, de UNESCO 

Sitio web: https://es.unesco.org/themes/educacion-situaciones-crisis 

 

N/A. (2020). Education: From disruption to recovery. 27 de septiembre 2020, de UNESCO

Sitio web: https://en.unesco.org/covid19/educationresponse   

 

Liz Willen. (2020). Ready or not, a new era of homeschooling has begun. 27 de septiembre 2020, de The Hechinger Report  Sitio web: https://hechingerreport.org/ready-or-not-a-new-era-of-homeschooling-has-begun/  

 

Javier Cifuentes-Faura. (2020). Consecuencias del Cierre de Escuelas por el Covid-19 en las Desigualdades Educativas. 30 de septiembre 2020, de Revista Internacional de Educación para la Justicia Social Sitio web: https://revistas.uam.es/riejs/article/view/12216/12089

 

Gloria Tam, Diana El-Azar. (2020). 3 ways the coronavirus pandemic could reshape education. 27 de septiembre 2020, de World Economic Forum Sitio web: https://www.weforum.org/agenda/2020/03/3-ways-coronavirus-is-reshaping-education-and-what-changes-might-be-here-to-stay