Acceso a internet en México, ¿cómo vamos?

Para el 2022, se espera que todo el país esté conectado a internet.

Para el 2022, se espera que todo el país esté conectado a internet.

Actualmente el internet forma parte de nuestra vida diaria. Es a la vez una herramienta de comunicación y una fuente de información , que si se utiliza de la manera correcta puede traer muchos beneficios y cambiar para bien la vida de niñas y niños. Tiene la capacidad de revertir la situación de niñas y niños que debido a su contexto socioeconómico, han sido dejados atrás por el sistema educativo, ya que es una herramienta que los puede conectar con un mundo de oportunidades para su desarrollo. Sin embargo, esto solo funciona si tenemos un amplio y funcional acceso a internet.

Sin este, se crea la llamada brecha digital, que es una separación entre aquellos que tienen acceso a internet y saben cómo utilizarlo, y aquellos que no; y para las niñas y niños esto es aún peor, ya que la brecha digital impide que desarrollen al máximo sus capacidades y alcancen todo su potencial. La conectividad a internet puede cambiar la vida de niñas y niños, dándoles acceso a herramientas que los ayuden a romper ciclos intergeneracionales de pobreza y desigualdad

Cifras sobre el acceso a internet en México

En México, el acceso a internet se encuentra en un panorama complicado, de acuerdo con los datos de Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) de 2019, actualmente hay 80.6 millones de usuarios de internet, que son el 70.1% de la población de seis años o más, lo que representa un aumento de 4.3% respecto al año anterior (65.8%), sin embargo, la desigualdad es un factor crítico. 

Solo el 56.4% de los hogares mexicanos (20.1 millones) cuentan con internet, y solo el 44.3% cuentan con una computadora. Aunado a esto, el 76.6% de la población urbana es usuaria de internet, mientras que solo el 47.7% de la población rural cuenta con acceso a este servicio. Estas cifras reflejan el estado en el que México se encontraba previo a la pandemia de COVID-19 que forzó a niñas y niños de todo el país a una transición en la que sus hogares se convirtieron en el salón de clases. 

La desigualdad fue el factor determinante que marcó esta transición, a pesar de que la penetración de internet en zonas rurales creció, solo 2 de cada 10 hogares de los decibeles más bajos tienen acceso a internet. De acuerdo con un estudio de la Oficina en México del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el sistema de educación en línea implementado por la SEP al inicio de la pandemia dejó fuera al 55.7% de los hogares, debido a que el programa está basado en el uso de tecnologías como computadoras o celulares inteligentes; la falta de acceso a internet y la infraestructura necesaria, mermó el alcance de este nuevo sistema educativo.

Proyectos gubernamentales para democratizar el acceso a internet

Para revertir esta situación y llevar internet a todo México, el gobierno anunció a finales de 2019 la creación de “CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos”, una empresa filial de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que tiene como objetivo conectar a internet a todo el país para 2022. Haciendo uso de la infraestructura existente de la CFE y en colaboración con la empresa privada Atlán Redes, se planea conectar a todo México, sin embargo, expertos ven muy difícil el cumplimiento de este objetivo por dos razones principales. 

La primera es que a un año de su creación, la información sobre sus avances no es transparente ni clara, además de que no hay un plan gubernamental establecido. La segunda es el tema presupuestal, expertos en The CIU estiman que es necesaria una inversión de 187,500 millones de pesos para garantizar la conectividad total en el país, y en el Presupuesto de Egresos para la Federación 2021, solo se tiene planeado destinar 1,986.2 millones de pesos a CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, cantidad insuficiente para cumplir con tan grande tarea.

A pesar de que no es claro si se cumplirá el objetivo a tiempo, el aumento en el acceso a internet en México es una realidad. Por ejemplo, en 2015 solo el 57.4% de la población tenía acceso a este servicio, cifra que para 2018 aumentó al 65.8% y en 2019 a 70.1%

 

Cabe mencionar que además de proveer acceso a internet, también se debe garantizar la disponibilidad de contenidos de calidad para las niñas y los niños. Así el acceso a internet se convertirá en una herramienta que potencialice el acceso a información y la disminución de desigualdades. Aprender a utilizar internet como una herramienta útil es imperativo. Por ello, las niñas y niños deben ser orientados en el uso de internet.

 

El reto es claro: eliminar la brecha digital y aumentar el acceso a contenidos que les permita a las niñas y a los niños tener una mejora en su calidad educativa para que así puedan desarrollar al máximo su potencial. Hoy más que nunca es fundamental garantizarles un aprendizaje continuo desde casa. 

Desde Inoma seguimos trabajando para crear material educativo digital. Cada vez son más nuestros usuarios potenciales y no quitaremos el dedo del renglón sobre la necesidad de democratizar el acceso internet hasta que todas las niñas y niños puedan acceder a él. 


  1. Revista Digital Universitaria, UNAM
  2. Estado mundial de la infancia 2017, UNICEF
  3. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), 2019
  4. Desarrollo Humano y Covid-19 en México: Desafíos para una recuperación sostenible, PNUD
  5. The Competitive Intelligence Unit, una firma de consultoría especializada en el ámbito de las telecomunicaciones
  6. ¿Internet para todos en 2021? Sin estrategias coordinadas, será imposible, Expansión
  7. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), 2019

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas: