Educación en línea: un privilegio para pocos

educación en línea

“Las desigualdades en el acceso a la tecnología perpetúan las brechas, el desarrollo humano, y condenan a un porcentaje importante de la población a vivir en pobreza.” – Pablo César Hernández

 

 

La pandemia ha demostrado qué tan eficiente puede llegar a ser la educación a distancia, pues se han creado plataformas educativas y clases virtuales como opción para continuar con la educación desde casa y evitar un rezago educativo aún mayor del que existía antes del Covid-19. Sin embargo, hay varios alumnos que no pueden acceder a estudiar de forma remota.

A pesar de que en la última década el acceso a internet creció más del doble, los problemas de conectividad, han abierto la brecha educativa. De acuerdo con la UNESCO, en México, 24.84% de los estudiantes de entre 7 y 17 años no tiene acceso a internet y 4.47% no cuenta con televisión, por lo que no pueden estudiar a distancia durante la pandemia.

 

 

México: la educación a distancia en cifras

 

De acuerdo con Juan Luis Luna, director de la secundaria 157, ubicada en Coyoacán, en la Ciudad de México, en lo que va del ciclo escolar de este año, una tercera parte de sus alumnos no tiene comunicación constante con los profesores, pues hay estudiantes que no cuentan ni con teléfono celular ni con televisión.

“La tercera parte de las familias tiene una computadora, pero a veces se debe compartir con varios estudiantes o incluso con sus padres”, comentó María Elena Estavillo, presidenta de Conectadas Mx, una red de mujeres que promueve la igualdad en los sectores de telecomunicaciones y tecnologías de la información.

Sobre esta misma línea, la educadora Maygori Antonio Yáñez coincide: de sus 27 alumnos de preescolar en el municipio de Ixtapaluca en el Estado de México, 55%  han tenido problemas de conectividad por falta de dispositivos o porque sus padres no tienen posibilidad de pagar internet o realizar recargas.En esos casos la clase se da vía telefónica, pero es muy complicado para niños de preescolar.

Según una encuesta de 2020 de la Universidad Iberoamericana y la UNESCO, en México, el 78.6% de las personas reportaron dificultades para continuar con la educación de niños y adolescentes en casa, debido a que el 48.5% carece de computadoras e internet y el 31.4% carece de apoyo por parte de las y los maestros.

De acuerdo a una encuesta realizada por la Asociación de Internet MX, los Estados que más pobreza concentran son también los que menos conexión a internet tienen; tal es el ejemplo de Guerrero, Oaxaca y Chiapas; seguidos de Veracruz, Tabasco y Campeche. Tan solo en Chiapas, el 45% de las niñas y  niños de comunidades de escasos recursos han abandonado sus estudios debido a la falta de recursos económicos de su familia y al rezago tecnológico en el que se encuentran, como la falta de luz o internet para estudiar en casa.

Pablo César Hernández, experto en educación y nuevas tecnologías de la Universidad Autónoma Metropolitana, afirma que “las desigualdades en el acceso a la tecnología perpetúan las brechas, el desarrollo humano,  y condenan a un porcentaje importante de la población a vivir en pobreza.” Pues incluso a pesar de que el programa de Aprende en Casa continúa a través de la señal televisiva, muchos estudiantes ni siquiera tienen acceso a una televisión para poder seguir con sus clases, sin mencionar que solo el 47.7% de las zonas rurales en México tienen acceso a internet.. 

Por otro lado, cifras del INEGI muestran que más de 16 millones de hogares no tienen conexión a internet, mientras que un informe del CONEVAL publicado en 2018 expone que de las más de 226.000 escuelas públicas del país el 66,1% tiene energía eléctrica y el internet solo llega al 22,7% de ellas, un total de 51.387. 

 

 

Más allá de México…

 

En América Latina, la situación de muchos países es de pobreza casi extrema, pues carecen de recursos básicos, y por ende de electricidad.  Debido a esto,  no pueden acceder a las clases emitidas por la radio ni televisión o cualquier medio digital. 

Un ejemplo es Venezuela, donde el Observatorio Nacional de Servicios Públicos publicó en junio de 2019, incluso antes de la pandemia, que solo el 75% de la población tenía acceso ininterrumpido a electricidad, y 54% de la población consultada informó de apagones continuos y diarios. Además de lo anterior la carencia de servicios dificulta el desempeño de los maestros. 

De acuerdo con cifras suministradas por la Agencia Anadolu, durante la última semana de abril del año pasado,  el 30% de los estudiantes ubicados específicamente en zonas indígenas, rurales y fronterizas del interior del país, seguían al margen de la modalidad de educación a distancia.

Además de las fallas eléctricas, se suman las dificultades de conectividad y el agravamiento de la crisis económica, que ha obligado a muchos de los alumnos, sobre todo en la etapa de educación básica secundaria y media, a dejar sus estudios para  trabajar y ayudar en el hogar, lo cual va a influir en el porcentaje de deserción escolar.

Los programas gubernamentales de educación a distancia dependen de la conectividad y del acceso a las plataformas tradicionales, por eso desde el cierre de las escuelas, la situación se ha visto condicionada al dominio de dispositivos tecnológicos, sin embargo, el 39% de los hogares no tienen acceso a internet, de acuerdo con un informe del Monitor Global de Educación de la UNESCO, publicado en mayo del 2020.  Cabe aclarar que este estudio solo consideró a los países que decretaron el cierre nacional de sus escuelas como por ejemplo Bolivia, Paraguay, Brasil y México. 

El informe reporta que más de un tercio de los estudiantes matriculados no pueden acceder a la educación virtual, debido a que más del 60% de las opciones de aprendizaje a distancia (de todo el mundo) dependen exclusivamente de plataformas en línea. “Estos estudiantes, la mayoría de las veces de hogares rurales o de bajos ingresos, están excluidos de facto de las alternativas nacionales de aprendizaje en línea durante los períodos de confinamiento”, señala la publicación.

Un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, sobre los efectos económicos y sociales de la COVID-19, afirma que las instituciones educativas carecen de infraestructura tecnológica y digital necesarias, y esto no garantiza el éxito en los procesos de enseñanza.

 

 

¿Cómo actuar?

La pandemia nos ha llevado a reconsiderar nuestro sistema educativo, redirigir los métodos educativos, promover los valores, la equidad educativa y atender la brecha educativa de los alumnos y de los docentes. De igual forma, ha exigido corresponsabilidad entre padres de familia y docentes. Esta nueva normalidad en cuanto al estudio de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, nos lleva a pensar que hace falta trabajar para disminuir estas brechas; enfrentamos el gran reto de superar la exclusión tecnológica que aún prevalece en nuestro país.

Las organizaciones tienen un rol fundamental ya que deben de  buscar soluciones de aprendizaje en línea a nivel mundial, que permita a los estudiantes, especialmente a los más vulnerables continuar con sus estudios y aprendizaje. El no tener acceso a las tecnologías, implica un gran rezago que impacta directamente el conocimiento y desarrollo de los estudiantes, y limita el aprendizaje que reciben.   Las TIC son una excelente forma de innovar sin embargo, es necesario  capacitar a los maestros pues son ellos  los responsables de integrarlas en el ámbito escolar, además de continuar con la actualización continua de sus conocimientos pedagógicos y digitales.

Desde Inoma, continuaremos trabajando por desarrollar herramientas educativas de apoyo para que los docentes sigan estudiando y los estudiantes sigan aprendiendo, enriqueciendo así su conocimiento, independientemente del del escenario de conectividad. Conoce más acerca de nuestro proyecto en www.inoma.mx

 

Referencias:

Secciones, Minuto, Internacional, Política, Sociedad, & Deportes et al. (2021). La educación online no llega a todos los alumnos. Retrieved 1 March 2021, from https://www.lavanguardia.com/vida/formacion/20200414/48495012419/educacion-online-no-llega-todos-alumnos.html

México, E., Nacional, O., México, E., Hora, Ú., México, E., & testimonios, C. (2021). En México, 25% de alumnos no tiene acceso a educación a distancia. Retrieved 1 March 2021, from https://www.milenio.com/negocios/mexico-25-alumnos-acceso-educacion-distancia

Sin internet no hay educación virtual durante la pandemia. (2021). Retrieved 1 March 2021, from https://politica.expansion.mx/sociedad/2020/07/28/sin-internet-no-hay-educacion-virtual-durante-la-pandemia

Distance Learning Denied. (2021). Retrieved 1 March 2021, from https://gemreportunesco.wordpress.com/2020/05/15/distance-learning-denied/#more-12982

(2021). Retrieved 1 March 2021, from https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45337/4/S2000264_es.pdf

(2021). Retrieved 4 March 2021, from https://ibero.mx/sites/default/files/comunicado_encovid19infancia_mayo_2020.pdf

Venezuela: las dificultades de enseñar a distancia en un país con problemas de acceso a internet. (2021). Retrieved 4 March 2021, from https://www.aa.com.tr/es/cultura/venezuela-las-dificultades-de-ense%C3%B1ar-a-distancia-en-un-pa%C3%ADs-con-problemas-de-acceso-a-internet/1846743

(2021). Retrieved 4 March 2021, from https://www.caf.com/es/conocimiento/visiones/2020/10/el-largo-cierre-de-escuelas-en-america-latina/

(2021). Retrieved 23 March 2021, from https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IEPSM/Documents/Derechos_Sociales/Estudio_Diag_Edu_2018.pdf

LOS 10 ESTADOS MENOS CONECTADOS A INTERNET. (2021). Retrieved 23 March 2021, from https://www.asociaciondeinternet.mx/prensa-ssig-habitos-los-10-estados-menos-conectados-a-internet

Almudena Barragán, C. (2021). La falta de acceso a las tecnologías frena la educación de millones de niños en México durante la pandemia. Retrieved 23 March 2021, from https://elpais.com/mexico/2021-03-22/la-falta-de-acceso-a-las-tecnologias-frena-la-educacion-de-millones-de-ninos-en-mexico-durante-la-pandemia.html