Beneficios del ajedrez en la educación infantil

Las niñas y niños que juegan ajedrez ven una mejora significativa en el desarrollo de su pensamiento lógico, ya que aprender nuevas tácticas y estrategias de forma constante les ayuda a organizar y estructurar nuevos conceptos dentro del mismo juego.

Las niñas y niños que juegan ajedrez ven una mejora significativa en el desarrollo de su pensamiento lógico, ya que aprender nuevas tácticas y estrategias de forma constante les ayuda a organizar y estructurar nuevos conceptos dentro del mismo juego.

 

 

Los orígenes del ajedrez aún no han sido determinados con exactitud, el primer registro escrito data del siglo VI en un poema persa, pero se cree  que proviene de la India y se extendió por todo el mundo. Es el juego más antiguo del mundo y se considera un deporte, cuando se practica de forma competitiva, por instituciones como el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE).  

 

Además de ser un grandioso estímulo al pensamiento, el ajedrez ayuda a aumentar habilidades como la memoria, la creatividad, la lógica, la concentración y un estudio publicado por  Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry menciona que puede ayudar a prevenir ciertas enfermedades como el alzheimer. 

 

El ajedrez también ha sido implementado como recurso educativo; al instaurarse como programa en diferentes escuelas se ha podido observar y estudiar sus beneficios entre las niñas y los niños. No solo por el ejercicio intelectual que representa para nuestro cerebro, sino también porque ayuda a practicar habilidades sociales entre los alumnos y jugadores, desde mejorar el rendimiento académico hasta reducir problemas de comportamiento.

 

Beneficios del juego en los estudiantes 

En su Teoría sociocultural del desarrollo cognitivo, Lev Vygotsky, psicólogo ruso, atribuyó al ajedrez las mejoras de ciertas  funciones del entendimiento, la atención y la memoria voluntaria. Gracias a esto, propuso las bases para educar a las niñas y los niños por medio del juego ya que lo consideraba toda una “realidad cambiante” y una herramienta para impulsar el desarrollo mental de los alumnos. Menciona que  jugar ajedrez de forma consciente ayuda a aumentar la concentración y la atención, mejora la memoria, y sobre todo  a la comprensión de nuestro entorno.

 

Vygotsky menciona que existen dos tipos de fases evolutivas infantiles dentro del juego: 

 

  • La primera comprende para la categoría de entre los 2 a 3 años:  en esta etapa se busca aprender la función real y simbólica de las piezas del tablero y funciones básicas del juego. 
  • La segunda etapa corresponde a la categoría entre los 3 a 6 años: en esta etapa el objetivo es representar el mundo de los adultos a través de la imitación; o en otras palabras, ayudar al desarrollo de las capacidades afectivas y comunicativas en lo que comprende ser el juego imaginativo. 

 

Este tipo de juego es aquel en el que se crea una situación imaginaria y se pueden asumir y personificar roles seguidos de las determinadas reglas que le corresponden, donde podrán desarrollar herramientas como el autocontrol, la imaginación, la internalización de su propio discurso y pensamiento, las emociones y la comprensión de los símbolos.

 

 

Memoria, concentración y capacidad de atención

Las niñas y niños que juegan ajedrez ven una mejora significativa en el desarrollo de su pensamiento lógico, ya que al aprender nuevas tácticas y estrategias de forma constante les ayuda a organizar y estructurar nuevos conceptos dentro del mismo juego. Este conocimiento puede extenderse a otras materias como matemáticas, lengua y habilidades sociales; les ayuda a ser más organizados y a aumentar su concentración, ya que para poder llevar el control de cada jugada y analizar las opciones posibles para poder ganar, el juego los obliga a focalizar su atención. 

 

 

Razonamiento matemático 

Un estudio realizado por la Universidad de Trier en Alemania, indica que este juego posee cualidades para aumentar el razonamiento matemático. Los estudios consistieron en medir el rendimiento de los alumnos segmentado en dos grupos, unos que le dedicaron una hora semanal de matemáticas al ajedrez y otro que seguía con el programa regular. Los resultados indicaron que el promedio de calificaciones del grupo que practicaba este juego aumentó de forma considerable contra la media obtenida por el segundo grupo que siguió con el plan de estudios normal.

 

Habilidades sociales y emocionales

El ajedrez también ayuda a  mejorar la comunicación con otras alumnas y alumnos, desarrollar habilidades relacionadas con la creatividad, la resolución de problemas, y a desarrollar un sentido mayor de superación al  enfrentarse al fracaso y aprender de los errores y situaciones adversas

 

El ajedrez es más que una disciplina o un deporte para las niñas y los niños, puede llegar a transformarse y convertirse en un pasatiempo que los acompañará para el resto de su vida, ya que no solo aprenden, sino que también se divierten y entretienen. Incluir al ajedrez en la enseñanza de las y los alumnos puede ser de forma sencilla promoviendo las cualidades participativas, cooperativas y de integración entre ellos mismos.

 

Referencias:

Delgado, J. (2019). ¿Por qué los niños deben aprender a jugar ajedrez?. Retrieved 15 July 2021, from https://www.etapainfantil.com/ninos-ajedrez

 

Sapos y princesas. (2021). 5 Beneficios del ajedrez para nuestros hijos – El Mundo, Sapos y Princesas. Retrieved 15 July 2021, from https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/educacion-en-casa/beneficios-ajedrez-hijos/

 

Loring, C. (2018). Los beneficios del ajedrez en niños. Retrieved 15 July 2021, from https://www.lavanguardia.com/vivo/20180507/443185893295/beneficios-ajedrez-ninos.html

 

Cordellat, A. (2021). Beneficios del ajedrez para los niños. Retrieved 15 July 2021, from https://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/juegos-y-ocio-infantil/beneficios-del-ajedrez-para-los-ninos