Innovación educativa post pandemia

Las experiencias de aprendizaje de calidad, la enseñanza efectiva, y la gestión eficaz, son tres aspectos del uso efectivo de las nuevas tecnologías que pueden ayudar a transformar la educación.

Las experiencias de aprendizaje de calidad, la enseñanza efectiva, y la gestión eficaz, son tres aspectos del uso efectivo de las nuevas tecnologías que pueden ayudar a transformar la educación.

 

Uno de los grandes retos de la pandemia, ha sido buscar  garantizar una educación de calidad en muchos países de América Latina y el Caribe; sobre todo tras el cierre masivo de las escuelas. Es así que la tecnología ha jugado un papel clave para mejorar la calidad y eficacia durante la modalidad de educación a distancia. 

 

La siguiente información está basada en el informe La tecnología y la innovación educativa en la post pandemia. Un llamado a la transformación educativa. Publicado el pasado julio, por Diálogo Interamericano.

 

Las experiencias de aprendizaje de calidad, la enseñanza efectiva, y la gestión eficaz, son tres aspectos del uso efectivo de las nuevas tecnologías que pueden ayudar a transformar la educación. Estos han ganado importancia durante el confinamiento, y miembros del Grupo de Trabajo de Tecnología e Innovación en la Educación, quienes trabajan por la creación de un ecosistema de innovación educativa en el que actores del sector público y privado colaboren para generar y ampliar el uso de las nuevas tecnologías en beneficio de la educación, han hecho una petición a las autoridades educativas y a las empresas de la región de América Latina y el Caribe para que estas consideren los esfuerzos positivos realizados durante este período y se incorporen las nuevas tecnologías en los sistemas educativos. Para ello,este grupo destaca que se debe: 

 

 

  • Garantizar conectividad de calidad en las escuelas y los hogares

La conectividad es básica para impulsar la tecnología educativa y garantizar la efectividad educativa de los estudiantes tanto en las escuelas como en los hogares.

 

En América Latina y el Caribe un tercio de la población no tiene acceso a internet; diferencia que se da entre los más privilegiados y los más vulnerables. Además, al menos 77 millones de habitantes de las zonas rurales no tienen un servicio satisfactorio, situación que también se da en zonas urbanas.

 

Durante la pandemia, empresas de telecomunicaciones y estados iniciaron esfuerzos para que en corto plazo se amplíen estos accesos, pues gran parte de los países no han podido responder a las necesidades infraestructurales y de conectividad que la pandemia manifestó. En esta misma línea, se considera que la combinación de tecnologías de primera generación (como radio o televisión) accesibles en zonas remotas, junto con un plan de inversión a largo plazo en la infraestructura de conectividad del país, generaría un aumento de la cobertura nacional.

 

  • Involucrar a los docentes y directivos en la planificación e implementación de estrategias tecnológicas 

La transformación tecnológica debe llevarse a cabo de la mano de las y los docentes, pues juegan un papel clave en los procesos de formación, especialmente en TICs. Si ellos no tienen acceso a estos recursos tecnológicos, o no saben cómo ponerlos en práctica de manera efectiva, el aprendizaje no mejorará.

 

Una cooperación efectiva entre docentes y directivos puede facilitar el diseño de herramientas adecuadas a las necesidades actuales, a través de procesos de retroalimentación y creación de contenidos.

 

 

  • Estrategias a largo plazo

Para lograr un avance en las tecnologías educativas que resulten innovadoras y mejoren el aprendizaje, es importante tener una visión clara, que guíe al sistema educativo y que involucre a los sectores público y privado, a la sociedad, fundaciones y universidades para que sigan una misma línea con objetivos claros y responsables.

 

Es importante también que haya un liderazgo que integre y aplique los cambios que se puedan dar en un futuro, por ejemplo: apoyo político para mantener la tecnología educativa como un área clave de inversión.

 

Por último, es fundamental que los gobiernos establezcan planes de financiamiento que apoyen la innovación tecnológica y que estos perduren para asegurar la actualización e integración de la tecnología educativa en todos sus sentidos. 

 

  • Promover alianzas con el sector privado

 

Estas alianzas deben buscar asegurar:

  • La ampliación del acceso a la conectividad y dispositivos necesarios
  • La producción y distribución de contenidos educativos ya sea de manera virtual, por radio o televisión
  • El diseño, implementación y capacitación de nuevas herramientas para los docentes
  • La creación e implementación de nuevos sistemas automatizados para la educación.

 

  • Inversión en tecnología para modernizar la educación

En los últimos años, los países de la región de América Latina y el Caribe han tenido un gran avance tecnológico en la transición de los sistemas de información digitales a los Sistemas de Información y Gestión Educativa Automatizados (SIGED). En México este sistema concentra información acerca de todos los alumnos y personal educativo así como docentes, además de escuelas y todo lo relacionado a la documentación académica oficial, con el objetivo de facilitar la planeación, operación, administración y evaluación del Sistema Educativo Nacional. 

 

Estos son los cuatro elementos que determinan la efectividad de los SIGED:

  • Interoperabilidad: contar con un sistema bien vinculado que  facilite la toma de decisiones y la administración educativa.  
  • Accesibilidad: la eficacia de la tecnología depende de los involucrados en el sistema educativo y del uso que le den a los SIGED. Es fundamental contar con un sistema que sea accesible y seguro.
  • Sostenibilidad: promover su capacidad de adaptación al cambiante y complejo sistema educativo.
  • Capacidad: para poder lograr que un SIGED sea interoperable, accesible y sostenible, los países dependen no solo de su capacidad humana sino también de la infraestructura del sistema educativo. La implementación de un SIGED sostenible casi siempre necesita de una inversión importante para contar con técnicos y personal educativo capacitados.

Las experiencias aprendidas durante la pandemia ofrecen una oportunidad única para avanzar drásticamente en una modernización de los sistemas educativos, a través de la introducción y el uso de tecnologías, con la finalidad de mejorar la calidad educativa. Sin duda la tecnología puede jugar un papel clave, inevitable y urgente para transformar métodos ineficaces y ayudar a transformar herramientas didácticas obsoletas en el aula, mejorar la calidad de la enseñanza, así como los sistemas educativos a largo plazo. 

 

Los cinco puntos anteriormente mencionados son esenciales en el desarrollo e implementación de estrategias efectivas para transformar la tecnología en cada región, pero los estados, docentes y personal educativo, también juegan un importante papel para liderar de forma responsable este cambio, promover la colaboración y la participación de la sociedad y del sector privado, en beneficio de la transformación tecnológica del sector educativo en la región. 

 

Referencia:

 

Sáez, D. (2021). LA TECNOLOGÍA Y LA INNOVACIÓN EDUCATIVA EN LA POST-PANDEMIA [Ebook] (1st ed.). Diálogo Interamericano. Retrieved 5 August 2021. 

https://www.thedialogue.org/wp-content/uploads/2021/07/La-tecnologia-y-la-innovacion-educativa-en-la-post-pandemia-Un-llamado-a-la-transformacion-educativa-1.pdf